Growth Hacking, ¿La última frontera del marketing digital?

El término Growth Hacking se puso de moda hace algunos años y se hizo conocido como el instrumento más potente del marketing digital, porque su intención es hacer que las empresas consigan audiencias virales por el menor costo y esfuerzo imaginables. Tan simple como eso. El sistema consiste en disponer de una inversión constante de recursos que generen ingresos exponenciales, cosa que lo hace sonar como el Santo Grial del comercio, ¿cierto? Lo malo es que algunas personas al leer la palabra hack, comienzan a pensar en prácticas poco éticas, como llenar de spam los correos de posibles consumidores y los grupos sociales o hacer linkbuilding falso en páginas piratas. Cualquier práctica fraudulenta debe evitarse, porque Google nos va a sancionar, tarde o temprano.

 

Quien acuñó el concepto, para describir los procesos empleados por empresas de crecimiento viral, fue Sean Ellis, pues él se basó en la metodología del Growth Hacking para ayudar a crecer 10 veces esos negocios en tiempo récord, luego tomó popularidad y fue adoptado por empresas nuevas y pequeños negocios que deseaban expansión. El marco principal sobre el que Ellis planteó su estrategia, es conocido como el AARRR framework, en español denominado como embudo del crecimiento, para convertir a la mayoría de los visitantes en clientes. Entre las actividades que conlleva encargarse de las tácticas de crecimiento están, crear contenido escrito y audiovisual, optimizar el branding personal y los procesos de suscripción del sitio, obtener tráfico orgánico y engagement de la audiencia.

 

Chequemos a detalle el embudo de crecimiento:

 

Adquisición. Debemos atraer nuevos clientes potenciales al sitio web, tienda o determinada oferta, según sea nuestro plan. Esta etapa es la de mayor resistencia.

Activación. Ya que obtuvimos la atención de los usuarios y nos visitan, sigue proporcionarles una experiencia que los haga querer volver, como resolverles un problema.

Retención. Aquí nuestra meta será convencer a nuestros clientes y usuarios de que compren varias veces, con base en el involucramiento continuo entre marca y consumidor.

Referencia. Este paso es el encargado de explotar el crecimiento, pues hay que incentivar a los compradores para que nos recomienden con sus allegados.

Retorno. La recompensa que buscan los negocios es el dinero, por lo que debemos hallar métodos que vuelvan las relaciones con nuestras clientes a largo plazo.

 

A lo largo de nuestro blog, las entradas han sido redactadas para cubrir estos requisitos con el fin de que tengamos la facultad de crear una estrategia de Growth Hacking, apegada a su embudo de crecimiento, así que quienes nos han seguido desde el principio deben estar familiarizados con lo antes visto y listos para hacer crecer sus negocios rápidamente, quienes se han perdido de algunas entradas, pueden consultarlas y repasar hasta volverse growth hackers. Nos gustaría saber en sus comentarios cuáles han sido los conocimientos aquí adquiridos que les han brindado mayor provecho en su viaje mercadológico. No olviden suscribirse al blog y seguirnos en redes sociales, donde encontrarán todo lo que necesitan para lograr un negocio lleno de ventajas competitivas, ¡keep it real!