Los más antiguos mitos del SEO

En el terreno de la mercadotecnia aplicada al mundo online se dan muchas afirmaciones erróneas que se salen de contexto y, el campo más afectado es, sin duda, el SEO. También es cierto que algunas partes de esta información falsa no desaparecen, aunque se publiquen evidencias que las desmienten por completo. El problema no es que existan y estén generando contaminación digital, sino que hay dueños de sitios web que están confundidos y al leerlas, se alejan de la verdad. De esta manera, estudiaremos los mitos que más se han propagado en el tiempo y que aún siguen vigentes:

 

  1. El SEO es más arte que ciencia. Nada más herrado de la realidad, pues el SEO se basa en procesos que hacen que los sitios se apeguen a lo que requieren los algoritmos de los motores de búsqueda como Google. Un profesional en la materia siempre está informado y tiene una comprensión total de lo que necesita una página web para generar tráfico e ingresos, su trabajo se fundamenta por resultados. El SEO se rige por las matemáticas y la lógica, teniendo en cuenta que diariamente hay cambios en los algoritmos que antes hemos

 

  1. El contenido lo es todo. Si buscamos en internet en este momento, podemos encontrar esta afirmación repetidamente y en diversos idiomas. A decir verdad, no es algo realmente falso, pero sí es exagerado decir que con buen contenido ya tenemos la vida online resuelta. Más bien sería correcto decir que el contenido es un complemento ideal para los enlaces que construimos, el diseño y la experiencia que ofrecemos al usuario y es que, aunque hagamos el mejor copywriting del mundo, sin tráfico y/o con una usabilidad del sitio muy pobre, nuestro contenido se va a desvanecer, reducido a sólo palabras extintas.

 

  1. Entre más palabras clave, Este es el error más común que hemos cometido al menos una vez en nuestras vidas. Queremos abarcar la mayor cantidad de gente posible, desde recién nacidos hasta personas retiradas, olvidándonos de ser específicos. Generalizar es perderse en un túnel donde difícilmente vamos encontrar alguna luz en el camino. Lo mejor sería elegir un buen título en el maquetado HTML y generar contenido que sea tan relevante que otros autores quieran enlazarnos desde sus posts, en lugar de rellenar nuestra página con palabras clave genéricas y redundantes que nunca van a posicionarnos.

 

La verdad es que los datos inundan internet y cuando queremos adentrarnos en un nuevo conocimiento resulta difícil dar en el blanco con tanta desinformación. Por eso debemos investigar cuidadosamente y poner en duda las recetas mágicas que nos ofrecen. Al final, la estrategia perfecta es aquella que se acopla a las necesidades y limitaciones de nuestro negocio. Nos gustaría saber en sus comentarios con qué mitos del SEO se han encontrado y cómo los desacreditaron. No olviden suscribirse al blog y seguirnos en redes sociales, donde encontrarán todo lo que necesitan para lograr un negocio lleno de ventajas competitivas, ¡keep it real!